El pasado mes de Septiembre, entre los días 26-28, Granada tuvo el gran privilegio de ser la sede de acogida del evento. Es la segunda vez en la historia del congreso que se celebra en España, la anterior hace ya 25 años. La organización del Congreso quedó a cargo de la Asociación Española de Psicología Conductual (AEPC).Los esfuerzos de la organización por dicha celebración en Granada (España), se remontan dos años atrás. Marcándose el objetivo de poder ofrecer un anunciado programa científico ambicioso, contando con sus invitados estrellas: Alan Kazdin (el cual no asistió), Charles Spielberger, David Barlow, L. Beutler, M. Mahoney, S. Hayes, A. Freeman, T. Ollendick, O. Goncalves, etc.

Algunos, echamos de menos, ya en el programa inicial, la presencia de reconocidas y destacadas figuras europeas actuales.

El marco escogido en Granada para dicha celebración, fue el Palacio de Congresos y Exposiciones de la ciudad.

Según datos de la organización, la participación fue sorprendente, 1.500 congresistas de 46 países, de los cinco continentes. Evidentemente, la presencia española fue notable, reuniendo a estudiantes (principalmente de dicha ciudad), profesores,profesionales y dentro de estos a muchos “ex – masteristas” del Centro de Terapia de Conducta.

El programa científico se compuso de conferen-cias plenarias, conferencias simultaneas, talleres, simposiums y pósters.

La mayoría de actos se simultaneaban, teniendo la posibilidad de escoger entre varios de ellos a la misma hora. Esta tarea comenzaba a la 9 de la mañana, y sin interrupción, hasta las 7 de la tarde. Después, de dicho horario,se organizaron en distintos días, actos sociales, como espectáculo flamenco (¡como no!), Fiesta Interna-cional, donde quedó clara la “marcha” de los psicólogos y Cena Típica Especial, la cual, no cumplió con las expectativas anunciadas, como el servicio y degustación culinaria típica Spanish.

Las conferencias plenarias, así como todas aquellas sesiones celebradas en la misma sala principal del Palacio de Congresos, dispuso de traducción simultá-nea, por lo que dicha sala tuvo lamayor acogida. Algunos talleres, donde el ponente era de habla anglosajona, fueron traducidos de forma consecutiva; y el resto de eventos científicos, se escuchó en los idiomas nativos de los ponentes, lo cual hizo que en la mayoríade estos,la asistencia se viera sesgada.

En cuanto a los contenidos, las conferencias del salón principal fueron presididas por los invitados presentes, de mayor relevancia internacional, en general, no aportando nada nuevo a sus plantea-mientos, y en muchos de los casos repitiendo exposi-cionesde hace ya algún tiempo.

Las conferencias simultáneas y simposium, se distribuían por diferentes salas del congreso, contando con muchas propuestas y temas diversos. En cuanto al nivel de aceptación, en general, bien acogidas por el público, teniendo en cuenta el idioma del ponente. En estas,se siguió la presentación de trabajos basados enla investigación, debiendo destacar que debido a la condensación del tiempo de exposición, quedaron marcadas las líneas de la misma. Bien, un prólogo donde según el interés, seguirprofundizando.

Las sesiones de póster fueron distribuidas en diferentes áreas temáticas. Los trabajos presentados fue-ron de diversa calidad, la mayoría con el rigor esperado y los menos, alentaban la duda de pasar por el comité científico.

En general, destacar el paseo por el congreso de figuras reconocidas internacionalmente por su dedica-ción a la investigación en fechas pasadas.

De los temas más novedosos presentados, probablemente fue la exposición de la aplicación de nuevas tecnologías en psicología,como la realidad virtual. Destacar la presencia de David Barlow, así como numerosas ausencias. En el ámbito nacional:

E. Echeburua, C. Saldaña, E. Becoña, X. Mendez, C. Botella, C.Perpiñá, A. Carrobles, etc.

Sobre la organización volaba en el Congreso un aire de decepción. El material aportado fue escaso. No se presentaron las novedades, avancesy rigor científico, que probablemente todos esperábamos encontrar y que,a mi entender, cuenta en la actualidad la Terapia Cognitivo-Conductual a finales de siglo. Mi sabor al termino, quedó comoque habíamos dejado correr una, muy buena oportunidad, para deja bien alto nuestro estatus científico tanto en el ámbito mundial como nacional.

Mª Carmen Miravete Pastor

Máster Promoción 4ª

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información...

ACEPTAR
Aviso de cookies