UNO DE LOS MUCHOS CASOS DE DEPRESIÓN POSPARTO

Karina Spaccapietra Puentes

MÁSTER EN PSICOLOGÍA CLINICA DE CETECOVA 29a PROMOCIÓN

 

“Cuando estás embarazada, todo el mundo te dice que tu vida ya no va a ser tuya, que no vas a ser la misma, que tu vida va a cambiar, pero no eres consciente del todo hasta que ocurre. Sobre todo, porque pueden influir muchas cosas tanto en el embarazo, como en el parto o en los primeros días de vida del bebé que no prevés.

En mi caso, la gestación fue perfecta, tanto que yo me encontraba muy cómoda y no contaba los días para ver al bebé. De hecho, mi carácter se suavizó y estaba en constante sensación de paz y tranquilidad. Pero se acercaba la semana 40 y el bebé no se giraba, por lo que me intervinieron con una maniobra para intentar darle la vuelta manualmente (versión cefálica externa), la cual fue muy dolorosa en mi caso y no consiguieron darle la vuelta. Vino el día D, con una cesárea programada no deseada, pero que por circunstancias de un posible parto de nalgas se nos recomendó. Recuerdo el momento previo al parto como una situación incómoda, generándome una sensación que aún me evoca inseguridad y tensión.

No obstante, las primeras horas del bebé fueron muy cálidas, la cogida al pecho fue muy fácil, las visitas no se hicieron incómodas… Max comía y dormía largas siestas, aunque se despertaba cada tres horas para mamar. Me sentía muy cómoda con la maternidad, pero al mes y medio mi percepción cambió.

El niño comenzó a llorar y las siestas se acortaron, costaba más dormirlo y ya no me daba tiempo a ser lo independiente que yo solía ser o, al menos, a poder hacer mis cosas. Solo pensaba ¿qué le pasará ahora?, no sé qué hacer.

Pasé la mitad de mi baja maternal con una sensación de tortura, pensaba: ¿para esto he deseado tanto tiempo tener un hijo?, siento que estoy siendo castigada por el destino.

No quería salir de casa y que me preguntaran qué tal me iba con el bebé; pensaba: pues me va mal, no para de llorar, no duerme bien y no tengo tiempo para nada.

Además no sentía ese “gran amor incondicional” por mi hijo, el que se dice se suele sentir, el amor innato de madre.  Lo que más me preocupaba era eso, no crear un vínculo con el bebé, eso es muy duro, y da mucho miedo.

Supongo que la dependencia del niño, la falta de libertad y el cansancio hicieron mella, y todo ese cúmulo de cambios y percepciones me hacían estar de mal humor con el mundo. Todo el tiempo estaba irritable, y contestaba muy mal a mi madre y a mi marido. Estaba muy deprimida y ni yo misma lo sabía, estaba muy abrumada con la situación y no sabía qué hacer.

Me di cuenta de que algo no iba bien y, por eso, decidí acudir al psicólogo para que me ayudara a salir de esta sensación de malestar emocional.

Nos sentimos muy solas cuando nos pasa algo que creemos que solo nos pasa a nosotras, y cuando vemos que otras mujeres lo pasan nos sentimos identificadas: no soy tan mala, no me pasa algo raro”.

Estas son las palabras de Paula, una mamá que atravesó una depresión posparto tras el nacimiento de su primer hijo y tan solo cuando, con la ayuda de su  psicóloga, empezó a sentirse mejor, pudo entender y explicar lo que había vivido.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN POSPARTO?

“La depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a las mujeres después de dar a luz. Las madres que padecen depresión posparto tienen sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y cansancio. Todo ello les dificulta realizar sus actividades diarias,  el cuidado de sí mismas y de otras personas”. Definición de la página National Institute of Mental Health

¡Qué bonita es la maternidad… de otras madres!

Esta es la visión idealizada de la maternidad que se aprecia en nuestra sociedad, a través de frases como “ser madre ha sido la experiencia más hermosa que he vivido”, dificulta que muchas mujeres se atrevan a expresar sus sentimientos reales con sinceridad.

Las mujeres de hoy en día padecemos el síndrome de “la supermujer”, debemos ser mujeres realizadas profesionalmente, madres perfectas y con tiempo para todo, y además de ello estar guapas, delgadas y saludables. Hemos sido educadas para sentirnos capaces de hacer cualquier cosa que nos propusiéramos, conseguir cualquier objetivo, o varios objetivos a la vez. Pero como ya sabemos los psicólogos, en nuestra sociedad  estamos muy  poco acostumbrados a conocer nuestras limitaciones, a  reconocer que a veces estamos sobrepasados, y sobre todo a pedir ayuda. Es difícil darse cuenta de todo ello, pero es más difícil asumirlo.

Muchas mujeres cuando son madres por primera vez sienten que ya no pueden con todo. De hecho, a menudo sienten que ya no pueden con nada.  “¿Pero, cómo estoy tan mal si no hago nada en todo el día?”, es una pregunta recurrente entre las madres que sufren depresión posparto. Estas mujeres sienten que no son buenas madres y que no pueden hacerse cargo de sus hijos. Todo debido a esas exigencias sociales de ser la madre perfecta.

Alrededor del 10 % de las nuevas mamás desarrollan depresión posparto, pero muchos expertos creen que este número es aún mayor, ya que muchas mujeres no buscan tratamiento. La mayoría de las madres deprimidas tienden a ocultar su malestar, minimizando o considerando algo normal los síntomas.
El hecho de que el embarazo haya sido planeado y deseado no impide sufrir depresión. En el caso de Paula, por ejemplo, fue planeado y muy deseado.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA DEPRESIÓN POSPARTO DE LA TRISTEZA POSPARTO O “BABY BLUS”?

La tristeza posparto o “baby blues” se refiere a un cuadro de alteraciones emocionales leves, que describe la preocupación, tristeza y fatiga que muchas mujeres experimentan después de tener un bebé. La tristeza posparto, que afecta entre un 50- 80%de las madres, incluye sentimientos leves que duran una o dos semanas y desaparecen por sí solos,no necesitan tratamiento. Entre ellos puede aparecer el llorar con facilidad, la irritabilidad, tristeza, cefaleas, alteración del sueño, desorientación, y cierta ansiedad, todo ello coincidiendo con la lactancia.

En el caso de la depresión posparto, es más preocupante, es un trastorno emocional cuyos síntomas se mantienen y se intensifican, los sentimientos de tristeza y ansiedad pueden ser extremos e incluso pueden afectar la capacidad de una mujer de cuidarse a sí misma o a su familia. Debido a la gravedad de los síntomas, se requiere tratamiento. La depresión posparto generalmente comienza entre una semana y un mes después del parto.

(Datos de National Institute of Mental Health).

POSIBLES FACTORES QUE PUEDEN INFLUIR EN LA APARICIÓN DE LA DEPRESIÓN POSPARTO

“La depresión posparto no tiene una sola causa, sino que es consecuencia de la combinación de varios factores físicos, emocionales y sociales. La depresión posparto no ocurre por algo que una madre hace o deja de hacer.

Después de dar a luz, los niveles de hormonas (estrógeno y progesterona) en las mujeres caen en picado. Esto genera alteraciones químicas en el cerebro que pueden provocar cambios en el estado de ánimo. Además, muchas de las nuevas madres no pueden descansar tanto como debieran para poder recuperarse totalmente del parto. Todo ello puede generar incomodidad física y agotamiento, factores que pueden contribuir a los síntomas de la depresión posparto”.

Otros factores que pueden afectar a la nueva madre son:

Pérdida de reforzadores: gran variedad de cambios en la vida de los nuevos padres que hacen su aparición muy sucesivamente. Cambios que producen pérdida de interés y disfrute  por actividades que antes  les eran placenteras. Además de tener mucho menos tiempo para ellos mismos, que antes de la llegada del bebé.

-Aumento de la aversividad: cambios fisiológicos desagradables (por ejemplo el dolor postoperatorio tras una cesárea, la movilidad reducida, la lactancia, el desajuste hormonal), cambios en relación de pareja, presiones a nivel familiar (continuos consejos acerca de cómo hacer o no hacer las cosas con el bebé).

-Déficit de Habilidades: de comunicación, de resolución de problemas,  en el  manejo de malestar físico y cuidado del niño.

-Disminución de la calidad de vida, debido a la ruptura de cadenas conductuales

¿CUÁLES SON LOS SINTOMAS?

-Tener problemas para crear un vínculo emocional con su bebé

-Dudar constantemente de su capacidad de cuidar al bebé. Sensación de inutilidad hacia las necesidades y cuidados del niño la mayor parte del tiempo. Sensación que se mantiene a lo largo de los meses.

-Sentirse triste, culpable y desbordada.

-Llorar con más frecuencia de lo normal

-Preocuparse o sentirse excesivamente ansiosa

-Estar irritable constantemente

-Hipo o hipersomnia.

-Tener problemas de concentración, atención, memoria. Y dificultad en la toma de decisiones.

-Disminución del interés en las actividades que antes le resultaban agradables

-Pérdida de interés en el sexo

-Padecer dolores y molestias físicas: dolores de cabeza frecuentes, problemas estomacales y dolor muscular

-Falta de apetito

-Aislarse de amigos y familiares

– Cambios en el estilo de vida (trabajo, círculo social) en el funcionamiento global y en la calidad de vida. Sensación de pérdida de calidad de vida.

-Factores cognitivos: tener ideas obsesivas, desagradables y negativas acerca del bebé y de la maternidad. Percibirlo como extraño. Ideas depresivas y de suicidio.

FACTORES DE RIESGO PARA SUFRIR DEPRESIÓN POSPARTO

  • Rasgos de personalidad perfeccionista; con exceso de preocupación y/o con exceso de responsabilidad.
  • Antecedentes de depresión en otra etapa de su vida
  • Antecedentes familiares de depresión posparto
  • Dificultades en el manejo del estrés y la resolución de problemas
  • Síntomas de depresión durante el embarazo
  • Complicaciones médicas durante el parto, como el parto prematuro o que el bebé nazca con problemas físicos o psíquicos
  • Falta de apoyo emocional de su pareja, familia o amigos

Aunque la depresión posparto puede afectar a cualquier mujer, independientemente de su edad, raza, origen étnico o situación económica.

TRATAMIENTO MÁS EFICAZ Y VALIDADO: TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL.

  1. Se suele empezar por una evaluación extensa de cada caso, que puede durar unas 2 o 3 sesiones. Pasando algunos cuestionarios a la madre como la historia de vida y la Escala de Depresión Posparto de Edimburgo.
  2. A continuación se hace una Análisis Funcional detallado con toda la información recogida. Y se hace una sesión en la que se le da una  explicación extensa y ejemplificada del trastorno a la cliente. Es algo que les alivia muchísimo y les hace entender qué les está
  3. El tratamiento es diferente para cada caso, pero se recomienda empezar por:
  • El primer consejo para cualquier madre deprimida es que no esté sola con su bebé. Así la angustia que siente la madre mejora bastante al sentirse acompañada.
  • Salir de casa al menos una vez al día
  • El ejercicio aeróbico moderado y adecuado al posparto (caminar)
  • La expresión de las emociones y síntomas que pueda estar experimentando sin ser juzgada, saber que es normal sentir toda esa ambigüedad de emociones sobre el bebé y ello no implica para nada ser mala madre.
  1. Regulación del patrón de sueño
  2. Mantenimiento de una dieta adecuada.
  3. El reforzar las conductas adaptativas que ya practica, y la reinstalación de actividades placenteras
  4. Entrenamiento en habilidades maternales (estrategias del cuidado del bebé), etc.
  5. Aumento de comunicación con pareja, resolución de problemas, división de roles, intercambio de reforzadores.
  6. Técnicas de control del estrés
  7. Terapia cognitiva

CONSECUENCIAS DE NO TRATAR LA DEPRESIÓN POSPARTO.

Sin tratamiento, la depresión posparto puede durar meses o años. Además de afectar la salud global de la madre, puede interferir en su capacidad de relacionarse con el bebé y de cuidarlo, y puede hacer que éste tenga problemas para dormir y alimentarse, problemas de apego emocional, además de problemas de conducta a medida que crece.

CONSEJOS PARA LA FAMILIA Y AMIGOS

Debe haber prudencia, respetar y apoyar las decisiones de los recientes padres y tratarlos como adultos responsables. Pueden alentar a la madre a que hable con su médico, ofrecerle apoyo emocional (escucharla sin juzgarla), y ayudarla con las tareas diarias como cuidar del bebé y con las tareas del hogar.

PREVENIR LA DEPRESIÓN POSPARTO: ESTRATEGIAS QUE AYUDAN:

  • Que la madre reciente se observe, a ver cómo se siente después del parto y en los meses sucesivos.
  • Intentar posponer algunas visitas hasta después del primer mes, para poder descansar al máximo.
  • Dormir y descansar todo lo que sea posible
  • Pedir consejo a otras madres y profesionales:en los grupos de posparto, de lactancia o de crianza, por ejemplo. Es posible que encuentre apoyo y comprensión
  • Salir a pasear a diario, o hacer actividad física suave.
  • Aprender a pedir ayuda: es importante que la madre pueda disponer de una o varias personas de confianza con quien poder dejar al niño en caso de necesidad. Y que puedan ayudarle con las tareas del hogar.
  • Así podrá tomarse algo de tiempo para sí misma.
  • Alimentarse adecuadamente.
  • Que la madre encuentre ocasiones para salir de casa,  ir de compras o dar un paseo con el pequeño.
  • Buscar tiempo para reencontrarse con su pareja: antes de recuperar el deseo sexual, se debe cuidar la intimidad, aproximación física y los momentos a solas.

EN RESÚMEN

En resumen y en mi opinión, la depresión posparto es un tema del que se habla muy poco, y al que se le da poca importancia. Muchas mujeres se ven afectadas por este trastorno y muy pocos profesionales hablan de él. Muchas madres tienen miedo de contar su historia y de ser estigmatizadas por la sociedad, se sienten culpables y avergonzadas y solas. Sienten que el mundo sigue funcionando y ellas se quedan abandonadas. Saben que quieren a sus hijos, pero no saben cómo ser madres.

El instinto maternal y el vínculo con el bebé no es un sentimiento que deba ser natural y espontáneo, es una relación que se crea. El bebé y su mamá deben conocerse y acostumbrarse a sus ritmos mutuamente.

Es muy importante que las futuras mamás tengan toda la información posible durante el embarazo y que haya un seguimiento de cada caso según su gravedad.

Y sobre todo me parece fundamental como profesional de la salud el desarrollo de protocolos de actuación, que no existen actualmente, para profesionales sanitarios. La prevención aumenta las posibilidades del mejor desarrollo del bebé en su conjunto y puede evitar futuros problemas psicológicos (cognitivos y emocionales) en ese niño.

Cuidar a la mamá siempre va a significar cuidar al bebé también. Creo que nunca es tarde para ello.

En palabras de Paula: “Me alegre muchísimo de haber pedido ayuda psicológica, de volver poco a poco a ser yo misma. Me ayudó mucho saber lo mal que estaba, que me encontraba en una dinámica de la que yo misma no me podía sacar, que merece la pena luchar. De ello se sale”

 “El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora” Proverbio chino

REFERENCIAS

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/informacion-sobre-la-depresion-posparto/index.shtml   

https://www.serpadres.es/embarazo/parto-posparto/articulo/depresion-posparto-detecta-los-sintomas-y-combatela

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140315/abci-depresion-post-parto-201403071511.html

http://psicopedia.org/2237/como-afrontar-la-depresion-posparto/

http://www.rtve.es/alacarta/videos/para-todos-la-2/para-todos-2-debate-depresion-posparto/3010797/

Karina Spaccapietra Puentes

29a PROMOCIÓN DEL MÁSTER EN PSICOLOGÍA CLINICA DE CETECOVA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información...

ACEPTAR
Aviso de cookies
1 2 3 4 5 6 7 8