Hoy en día, no hay psicólogo que no haya oído hablar de la famosa Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, Ley 44/2003 de 21 de Noviembre, de la mano del no menos protagonista Real Decreto 1277/2003 de 10 de Octubre, que establece las bases sobre la autorización de centros sanitarios.

 

El tema ha sido largamente comentado, criticado, peleado, y “parcheado”; pero a estas alturas aún hay ciertos puntos que, para mi modesta opinión, siguen resultando un misterio incomprensible.

 

Dado que, a veces, “bombardeo” de información no es equiparable a “comprensión” del problema, me gustaría con este artículo hacer un planteamiento de la cuestión tal y como se ha ido desarrollando en los últimos años, recogiendo los aspectos relevantes (que no todos los importantes, pues necesitaríamos demasiadas ediciones del CO-CO para cubrirlos) para establecer un punto de partida; y a la vez abrir un espacio en el forum del CTC (como sabéis: www.cetecova.com) donde podáis expresar vuestras opiniones, quejas, dudas,experiencias personales al respecto… y compartirlas con quien las quiera escuchar y quién sabe si resolver. Yo misma, al final de estas páginas lanzo una serie de cuestiones que me inquietan y hago un llamamiento para que, quien quiera comentar o responder a ellas lo haga.

 

 

Breve repaso histórico de algunos acontecimientos que han marcado el desarrollo del conflicto:

 

– 1946, La O.M.S. define la Salud como “un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no sólo ausencia de enfermedad o dolencia”.

– El Real Decreto 1954/1994, de 30 de septiembre, sobre el Catálogo de Títulos Universitarios Oficiales (B.O.E. del 17 de noviembre) incluye el Título de licenciado en Psicología en el apartado “II Ciencias Sociales y Jurídicas”, considerando homologados a dicho título los de Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación (Sección Psicología en todas sus especialidades) y el de Licenciado en Filosofía y Letras (división de Filosofía y Ciencias de la Educación: Sección Psicología) .El Ministerio de Educación clasifica los estudios universitarios en 3 ramas: Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas y Ciencias de la Salud, sólo con carácter administrativo.

– Tras un importante esfuerzo se promulga el Real Decreto 2490/1998 por el que se crea el Título Oficial de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica, enmarcándolo en el Sistema Nacional de Salud con convocatorias anuales y un programa de Formación Residente de 3 años de duración.

– El PP aprueba laLey de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (Ley 44/2003 de 21 de Noviembre), con el fin de “regular las condiciones de ejercicio y los respectivos ámbitos profesionales, así como las medidas que garanticen la formación básica, práctica y clínica de los profesionales” sanitarios, para “dotar al sistema sanitario de un marco legal que contemple los diferentes instrumentos y recursos que hagan posible la mayor integración de los profesionales en el servicio sanitario, en lo preventivo y lo asistencial, tanto en su vertiente pública como en laprivada (…) garantizando que todos los profesionales sanitarios cumplen con los niveles de competencia necesarios para tratar de seguir salvaguardando el derecho a la protección de la salud”. Los requisitos para que una profesión forme parte de esta ley son: tener un Colegio Profesional y estar adscrita a las Ciencias de la Salud. Se incluyen: médicos, farmacéuticos, veterinarios, y los especialistas en Ciencias de la Salud. Se excluye, por tanto, al psicólogo como profesional de la salud, exceptuando la especialidad de clínica.

– Se aprueba también el Real Decreto 1277/2003 de 10 de Diciembre, que establece las bases para la regulación de centros sanitarios, ignorando la función del psicólogo.

– El PSOE, desde la oposición, se compromete a cambiar la Ley incluyendo a la Psicología como profesión sanitaria.

– Con el cambio de Gobierno, lo prometido no se cumple y comienzan las movilizaciones por parte de los Colegios Oficiales de Psicólogos, Facultades, profesionales, asociaciones y algunos partidos políticos que se van sumando a la causa.

– Las Cortes aprueban el 13 de Mayo de 2005 la Ley 7/2005, creándose así el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, “con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus funciones con arreglo a la ley”, BOE núm. 115, 14 de mayo, 16345.

– El Real Decreto 654/2005 de 6 de Junio de 2005 modifica el plazo para computar el ejercicio profesional requerido por las disposiciones transitorias segunda, tercera y cuarta del RD 2490/1998 de 20 de Noviembre, abriendo un nuevo plazo para la presentación de solicitudes.

 

Entre los que apoyan la Ley, se argumentan razones como éstas para mantenerla:

 

  • Es una forma de acreditar que el profesional que realiza funciones sanitarias esté preparado para desempeñar su trabajo, tanto en la Sanidad pública como en la privada.
  • Los psicólogos no clínicos podrán seguir desempeñando sus funciones, derivando al especialista parte de su trabajo cuando detecten la necesidad de su competencia.
  • Hay un excedente de profesionales de la Psicología.

 

Pero los detractores de la LOPS se basan en las siguientes consideraciones para exigir su modificación:

 

  • El contenido fuertemente sanitario de la formación académica en la Licenciatura de Psicología,que en materias troncales supera el 70% (según resumen del Informe de los COPs contestando al enviado por el Ministerio de Sanidad al Defensor del Pueblo, del 29 de Noviembre de 2004 -INFOCOP, núm 22. Enero-Marzo 2005, p.23-24), además de las materias optativas, que incrementarían este porcentaje(personalidad, evaluación, diagnóstico, psicopatología, procesos psicológicos básicos, psicoterapia…).
  • El trabajo del psicólogo, en cualquiera de sus ámbitos profesionales, exhibe un predominio de la actividad profesional en el ámbito de la salud (evaluando, diagnosticando, tratando, rehabilitando, promoviendo la salud, previniendo riesgos para la misma…), encajando con el concepto de Salud integral propuesto por la O.M.S.
  • La confusión delos términos “clínico” y “sanitario, o entre “salud mental” y “salud”: El psicólogo clínico: desarrolla sus funciones en el área de la salud mental; elpsicólogo ocupa un papel innegable de intervención en diversos aspectossanitarios, no exclusivamente limitados al área de la salud mental (ámbito jurídico, educativo, social…) íntimamente relacionados con el bienestar global del individuo (tal y como secitaen el apartado anterior). Resulta difícil ignorar todo este trabajo y reconocer exclusivamente la labor del psicólogo clínico como sanitaria.
  • La propia Administración reclama psicólogos, no específicamente psicólogos clínicos, para la intervención sanitaria en situaciones de catástrofes, violencia doméstica, problemas conductuales en las aulas, rehabilitación en drogodepencias…
  • No existe una Ley parecida en el resto de Europa que diferencie las profesiones sanitarias de las que no lo son. Además, el futuro desarrollo delas enseñanzas superiores a que se tiende en Europa (con una titulación general de grado, que podrá ser completada un postgrado específico) queda fuera de la LOPS.
  • El Ministerio de Sanidad y Consumo convoca anualmente un número de plazas para la especialidad claramente insuficiente para atender a las necesidades de la población (unas 80 plazas al año).
  • El 68% de los psicólogos se sienten clínicos aunque no tengan la especialidad.
  • Previamente a la LOPS y al RD se había reconocidoen decisiones frente a tribunales el estatus de sanitario de la profesión (ej: al no gravar IVA al estar relacionada la actuación con el bienestar de la población).
  • El código deontológico establece que su actividad está centrada en la salud.

 

Basándose en estos argumentos, los Colegios Oficiales de Psicólogos, Universidades, asociaciones, estudiantes,profesionales… se han ido movilizando primero tímidamente y llegando aacciones más contundentes (como las movilizaciones de miles de psicólogos –hasta 20.000- ante las sedes del PSOE del 10 de noviembre o 18 de diciembre de 2004, 5 de marzo, 7 y 11 de Mayo de 2005…, recogidas de firmas y escritos, gestiones con los partidos políticos y con el Ministerio de Sanidad y Consumo…) para conseguir los siguientes objetivos:

 

  • Una contemplación en el RD de la actividad sanitaria que desempeñan tanto psicólogos como psicólogos clínicos, viable jurídicamente.
  • El reconocimiento de la LOPS del ejercicio profesional de los psicólogos en el campo de la salud.
  • La adscripción de la Licenciatura de Psicología dentro de las Ciencias de la Salud.
  • Ampliación de las plazas PIR, aproximándose más a la realidad, así como mayor número de plazas para psicólogos en la Sanidad Pública.
  • Ampliación de los plazos de presentación de solicitudes para la obtención del Título de Especialista, así como la modificación de los plazos para computar el ejercicio profesional.

 

¿Y qué se ha conseguido con todas estas acciones?

 

  • Una mayor concienciación del conflicto social.
  • Un acuerdo generalizado entre COPs, facultades, estudiantes, profesionales y Asociaciones de Psicología, en cuanto a la posición a defender.
  • El Defensor del Pueblo se ha hecho eco del problema.
  • Se ha recibido apoyo de partidos políticos (IV-IU-ICV, ERC, Mixto-BNG, incluso el PP, han presentado iniciativas parlamentarias en el Congreso para que se reconozca con rango de Ley que la licenciatura en Psicología es una profesión sanitaria).
  • Los medios de comunicación recogen la problemática.
  • Tras un prolongado silencio por parte del Gobierno, finalmente ha reconocido que existe un problema y ha afirmado que los Licenciados en Psicología realizamos actividades sanitarias y que la Licenciatura en Psicología tiene competencias en el ámbito de la salud, pero añade que debido a su carácter polivalente no procede su inclusión en la LOPS, además deproponer en un informe una solución al Real Decreto 1277/2003 de “dudosa legalidad”.
  • Ampliación de los plazos para computar el ejercicio profesional requerido por las disposiciones transitorias segunda, tercera y cuarta para la obtención del Título de Especialista en Psicología Clínica y presentarlo ante el Ministeriohasta el 16 de diciembre de 2005 (se requiere que el inicio de la actividad profesional sea anterior a diciembre de 1998 y computable hasta junio de 2005).

 

Resultados ciertamente modestos, que no alcanzan ni de lejos los objetivos perseguidos por los miles de psicólogos afectados y preocupados por el tema. De seguir adelante con la LOPS y no hallar una viabilidad legal a la reforma del RD, se pronostica consecuencias muy negativas para los profesionales presentes y futuros así como para el estatus de la Licenciatura de Psicología y, en definitiva, para la población que necesita de sus servicios, entre las que destacan:

 

  • Imposibilidad de ejercer en un centro sanitario, sea público o privado, si no se tiene el título de especialista.
  • Con lo que 50.000 estudiantes de Psicología y miles de psicólogos licenciados en los últimos años no podrán desempeñar funciones sanitarias.
  • Limitación de los derechos del ciudadano a acceder a la atención psicológica y a prestaciones de mayor calidad.
  • La reducción de la salida profesional afectará a la demanda de estudiar la carrera.
  • Reducción de las investigaciones de carácter sanitario al disminuir el personal especialista.
  • Reducción de las actividades de formación práctica sanitaria.

 

Todo la arriba expuesto no es más que un intento de ordenar, de una manera simplificaday clara, los muchos acontecimientos que se han ido sucediendo en relación a la LOPS y el RD.

 

Cuando me planteé abordar este tema lo hice, en parte, con el objetivo de leer lo publicado hasta el momento para así poder desvelar mis dudas personales al respecto; pero tras una revisión bastante completa todavía no he conseguido echar luz sobre las cuestiones que más me inquietan y que pongo sobre la mesa por si alguien las quiere aclarar o compartir:

 

  • Por qué no se informó y movilizó de una manera más contundente cuando la LOPS era sólo un proyecto de Ley y no cuando ya estaba aprobada.
  • El carácter retroactivo de la Ley: se requiere en las disposiciones segunda, tercera y cuarta haber comenzado a trabajar antes de 1998. Con lo que se quedan fuera miles de profesionales que llevan ejerciendo desde entonces.
  • De dónde se van a sacar tantas plazas PIR para acercarse remotamente a la demanda tanto de profesionales que quieren continuar así como comenzar su labor como clínicos.

 

  • Si sólo los psicólogos clínicos se harán cargo de la labor que ellos venían realizando más la de los miles que ejercen actualmente sin tener la especialidad y además el resto de psicólogos tendrán que remitirles la parte de su trabajo que requieran funciones sanitarias… necesitarán de muchos más psicólogos clínicos para ayudarles a sobrellevar el estrés que supondrá el desbordamiento de su trabajo.
  • Si el proceso de homologación continúa al ritmo que lleva hasta el momento, se prevé que finalizará en el 2012. ¿Y hasta entonces cuál será la situación legal de los profesionales pendientes de reconocimiento?
  • El porcentaje de resoluciones negativas viene siendo de alrededor de un 30%, y a otro tanto se insta a la realización de una prueba. ¿Está la situación como para ser demasiado rigurosos con la aplicación de los criterios?.
  • ¿Cómo se pudo empezar a aplicar el RD en algunos casos en 2004 cuando no se había concluido el proceso de resolución de las solicitudes?
  • ¿Sólo con la LOPS se asegura la calidad de los profesionales sanitarios?
  • ¿La LOPS asegura la calidad de los profesionales sanitarios?

Mª Luisa Martín Orgilés. Promoción 11ª

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información...

ACEPTAR
Aviso de cookies