Como ya sabéis, el pasado mes de julio tuvo lugar en Barcelona el V Congreso Mundial de Terapias Cognitivo-Conductuales. Este evento se organiza cada tres años y en esta ocasión tuvimos la suerte de tenerlo cerca de casa (los anteriores fueron en Copenhague, Acapulco, Vancouver y Kobe).

El CTC estuvo allí, y pudimos disfrutar de 4 días de un sinfín de actividades simultáneas donde clínicos e investigadores de todo el mundo expusieron e intercambiaron sus ideas, estudios, proyectos, avances… enriqueciéndose y enriqueciendo a los demás.

Aunque el Congreso comenzó oficialmente el día 12, un día antes se realizaron una serie de talleres participativos de día completo en los que se compartieron experiencias con figuras como David M. Clark, Paul Salkovskis, Edna Foa, Melanie Fennell, Robert Leahy, Frank Dattilio, Carmen Pastor y Juan Sevillá y un largo etcétera.

Durante los siguientes 3 días, a través de más de 300 actividades (entre simposios, mesas redondas, conferencias, talleres prácticos y presentación de pósters…), se trataron todos los temas que os podáis imaginar: ansiedad, depresión, familia, esquizofrenia, trastorno bipolar, humor, alimentación, mindfulness, nuevas tecnologías, salud, discapacidad, deporte, insomnio, sexo, adicciones, dolor y fatiga crónica, personalidad, agresores sexuales, violencia doméstica… No fue fácil elegir.

 

 

EL DESARROLLO DEL CONGRESO

Por un lado asistimos a workshops como el de David M. Clark ( Institute of Psychiatry, Kings College London) sobre “Terapia Cognitiva para la Fobia Social ”, en el que pudimos disfrutar de la claridad y sencillez a la hora de sus explicaciones, además de un acento inglés muy fácil de comprender, de un montón de ejemplos prácticos en la utilización de Experimentos Conductuales, así como algunos Video-Tapes de terapias reales que nos fueron de gran utilidad e interés además de despertar nuestra curiosidad, y por supuesto fue un taller muy ameno gracias a que nos hizo participar en todo momento, además de estar lleno de comentarios muy divertidos durante todo el día que duró el Workshops.

También estuvimos en el workshop de la doctoras Gail Steketee (Universidad de Boston) y Sabine Wilheim (Harvard Medical School) sobre “Avances en la Evaluación y Tratamiento Cognitivo del TOC”, basado en un libro de ambas publicado recientemente. Nos causaron una grata impresión, porque hicieron una presentación dinámica, con muchos ejemplos prácticos de las técnicas que más utilizan y que han demostrado ser más eficaces, sin entrar en repasar la teoría, algo innecesario en un congreso de estas características y de lo que pecaron algunas figuras de relevancia internacional.

Otro workshop sugerente fue el del profesor David A. Clark (Universidad de New Brunswick, Canadá) y Steven Taylor (Universidad British Columbia, Canadá), titulado “Más allá de la Terapia Cognitiva : Nuevas Estrategias para los Trastorno de Ansiedad”.

También fue interesante la exposición sobre dismorfobia del profesor David Veale, del Instituto de Psquiatría de Maudsley y el concepto de “psicocirugía”, muy apropiado para describir el papel que los terapeutas ejercemos en el tratamiento de estos trastornos.

Melanie Fennell junto con dos colegas del Oxford Cognitive Therapy Center ofrecieron un taller de día completo sobre “El poder de los experimentos conductuales en terapia cognitiva”. En él se propusieron diversos ejercicios en grupo, lo cual nos permitió conocer de cerca la forma de trabajar de otros psicólogos cognitivos conductuales de diferentes países. Incluso se nos dio tiempo para plantear y llevar a cabo un experimento conductual fuera del aula. ¡Fue muy divertido!

Una presentación que se salió de lo común fue el taller sobre Mindfulness, impartido por el profesor Mark Williams y Antonia Sumbundu, de la universidad de Oxford. Sentados en círculo, meditamos al son de una campanilla siguiendo sus instrucciones que, si bien no aportaron grandes conocimientos terapéuticos, fue toda una experiencia para la hora de la siesta.

Por otro lado deciros que no todo fue tan fantástico como en líneas anteriores, ya que también asistimos a un Workshop como el de “Terapia Cognitivo grupal para el Trastorno Obsesivo Compulsivo”, en el cual se suponía nos iban a hablar de avances para el TOC en terapia grupal y acabó siendo una mera exposición de una investigación sobre Tratamiento exclusivamente cognitivo para el TOC a nivel individual, y solo en los últimos 5 minutos se hizo una breve reseña del tratamiento grupal sin ninguna aportación de interés.

Por último comentaros que además de todos estos Workshops, tuvimos la oportunidad de asistir a Simposios y conferencias impartidos por figuras de gran relevancia en la Psicología como Edna Foa (University of Pennsylvania; USA) cuyo tema a desarrollar fue “The Phenomenology, Theory and Treatment of Posttraumatic Stress Disorder”, Steve Hollon (Vanderbilt University, USA) que habló sobre “La terapia Cognitiva en el Tratamiento y Prevención de la Depresión ”, Adrian Wells (University of Manchester, UK) que desarrolló el tema “Metacognitive Therapy: Nature and Effectiveness Across Disorders” , Robert Leahy (American Institute for Cognitive Therapy,USA) con el tema “Beyond Rationaliy: Using Emotion in Cognitive Therapy”, la conferencia de Richard Bentall (University of Manchester, UK) sobre “The Psychology of Bipolar Disorder”, alguna investigación de interés como la Richard Morris (University of Nottingham, UK) sobre “Enhanced Relapse Prevention for Bipolar Disorder”… y un largo etcétera.

 

EL CENTRO DE TERAPIA DE CONDUCTA Y SU PARTICIPACIÓN EN EL CONGRESO

Por otra parte el CTC también participó como ponentes en el Congreso. En primer lugar, Juan Sevillá y Carmen Pastor impartieron un Workshop sobre “Trastorno de Pánico y Agorafobia”. También participaron en el Simposium sobre “El uso del sentido del humor en Terapia” (“Is Laughter the Best Medicine?: Using Humor in Psychotherapy”) junto a Arthur Freeman, Sharon Morgillo Freeman (Center for Brief Therapy Indiana, USA) y Frank Datillio (Harvard Medical School, USA). Y finalmente, se expuso el proyecto llevado a cabo en el Centro de Terapia de Conducta junto con la Fe (Valencia) sobre “Terapia Psicológica para el Trastorno Bipolar: Un estudio comparativo” en un Open Paper.

 

¿VALE LA PENA ?

En resumen, asistir a un congreso mundial de psicología cognitivo – conductual merece la pena porque se conocen psicólogos de todo el mundo que trabajan como tú pudiendo establecer contactos para futuros intercambios de conocimiento, permite estar al día de las últimas tendencias e investigaciones a nivel internacional, nos brinda la oportunidad de conocer a los “pesos pesados” de la psicología, y de poder comprar libros y materiales que difícilmente se encuentran en España…. Lo mejor es que si podéis asistáis personalmente a uno de estos eventos.

 

RECOMENDACIONES Y SUGERENCIAS PARA FACILITAR LA ASISTENCIA.

Para finalizar, nos gustaría haceros algunas sugerencias prácticas, sobre todo para aquellos que nunca hayáis asistido a un Congreso de estas características. Es importante estudiar con detenimiento a priori el programa para que así no se os solapen figuras importantes o temas interesantes a los que pretendéis asistir, y por supuesto que os de tiempo a haceros vuestro propio planning. También sería recomendable que si ya tenéis claro que vais a asistir al Congreso o matriculaseis cuanto antes, ya que es bastante más económico, al igual que si podéis conseguir el Carnet Internacional de Estudiante (ISIC), bien porque aún estáis cursando estudios universitarios o de post grado, o porque estáis matriculados en algún curso de idiomas, música… en alguna institución pública; si es así vale la pena dado que el importe es significativamente inferior.

Además sería positivo que en cuanto estéis matriculados reservarais también el vuelo, hotel… para aseguraros plaza o estancia al mismo tiempo que lo más económica posible, también con posibilidad de elegir el hotel lo más cercano posible del lugar donde va a ser el Congreso, ya que suele comenzar temprano.

Por otra parte, el comentaros que para asistir a un Congreso de estas Características es más que recomendable dominar el Inglés, por lo menos entenderlo bastante bien, ya que es la lengua que suelen utilizar todos los ponentes.

Como último punto, y esto ya no mucho tiene que ver con el Congreso en sí, si tenéis tiempo y no conocéis el lugar donde se realiza el Congreso sería una buena oportunidad para hacer algo de turismo y aprovechar para conocer y visitar lugares que pueden ser de interés.

Por Mª Luisa Martín Orgilés, Araceli Calatayud Torres, Virginia Dehesa Villasante

Centro de Terapia de Conducta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información...

ACEPTAR
Aviso de cookies