por Araceli Calatayud Torres, Psicóloga Clínica.

Centro de Terapia de Conducta; Psicólogos en Valencia; CETECOVA

Existe desgraciadamente en nuestra sociedad un perfil habitualmente formado por hombres meticulosos y obsesivos que tienen dificultades de establecer relaciones interpersonales, que son depredadores de mujeres o niños (el 80% según las últimas estadísticas) , que se aprovecha de las redes sociales para hacer daño a sus víctimas en pro de sus propios objetivos, que utilizan nick o alias o pseudónimos que suenan totalmente inofensivos como “gatito” en lugar de llamarse “Hijo se su p…..”!! Y…no todos son gente sin educación y callejera, algunos son sujetos con estudios universitarios,  ¿Cómo saber quién está al otro lado si no le vemos ni sabemos nada de él o sólo lo que nos quiere “vender”?

En los estudios de EEUU se calcula que 1 de cada 1250 personas es un acosador (0,08% de la población) y que una de cada 166 personas ha sufrido acoso (0,6% de la población)

Hay dos tipos de acoso: El que se mantiene solo en línea y el que acaba incursionando en la vida real, este último es el realmente peligroso y el que tenemos que evitar a toda costa, quizás evitando previamente el acoso sólo en línea.

Centro de Terapia de Conducta; Psicólogos en Valencia; CETECOVA

Normalmente la víctima suele tener un perfil determinado, como ser nueva en la red, por eso los niños o adolescentes suelen ser más vulnerables que los adultos, y el acosador se suele sentir en una posición de mayor poder desde su propio anonimato.

Por esto la primera pauta a seguir es que si alguien te acosa NO respondas, ¡corta la comunicación! ¡Y no te vuelvas a conectar a esa red! Ahí si todo va bien puede acabar todo.

Por otro lado no se debe dar nunca el nombre o dirección en Internet, muchas veces se hace por desconocimiento y los depredadores se hacen pasar por proveedores de servicios de Internet y piden esta identificación con el único objetivo de tener a la víctima bajo su control, NO la des nunca!

A la hora de escoger un nick o alias lo mejor es que lo hagas asexuado, NO te identifiques como hombre o mujer.

Centro de Terapia de Conducta; Psicólogos en Valencia; CETECOVA

Si hay mensajes ofensivos lo mejor es que ¡NO contestes! ¡Guárdalos y repórtalos a tu proveedor de Internet o a las autoridades competentes si es oportuno!¡ Desconéctate ya!

Otra de las formas de no caer en las redes de estos depredadores sin piedad, es NO hablar con desconocidos, ni con gente que se identifica amiga de tus amigos si no lo has corroborado con estos previamente.

Centro de Terapia de Conducta; Psicólogos en Valencia; CETECOVA

¿Cuándo nos tendríamos que sentir acosados? Para responder a esto tendríamos que ver que muchos incidentes tienen cosas en común como: Malicia (intención de aterrorizar y herir), premeditación (se planea y se organiza previamente), repetición (no es un solo incidente aislado), causan estrés (generan miedo o desconcierto o sorpresa en el acosado), obsesión (el acosador no puede parar), venganza (puede que se esté buscando un desquite contra el acosado), no tienen una intención honesta (no hay un propósito legítimo), personal (se dirige hacia uno mismo) y por último ignoran las advertencias que se le hacen para que paren.

Si te ocurre esto…¡¡sí estás siendo acosado!!

Otras de las cosas que nos puede preocupar como padres es cómo prevenir el acoso cibernético en nuestros hijos, estas son algunas de las pautas que se pueden seguir además de denunciarlo a las autoridades si ya ha ocurrido y pedir por supuesto ayuda profesional:

  • Hablar con nuestros hijos sobre el ciberacoso y temas relacionados con las redes sociales.
  • Controlar y conocer los sitios que nuestros hijos visitan y las actividades que hacen en línea, además de saber dónde van, con quién van y qué es lo van a hacer.
  • Se pueden instalar programas de control parental o de vigilancia para controlar lo que hacen cuándo están en línea.
  • Controlar también los teléfonos, correos electrónicos y lo que están haciendo en línea.
  • Podemos seguir sus publicaciones o pedir a alguien de confianza que lo haga.
  • Pedir y animar a nuestros hijos que denuncien inmediatamente si ellos o alguien están sufriendo algún tipo de acoso.
  • Establecer reglas para el uso de Internet tanto en casa como en el colegio.

Si crees que hay un acoso cibernético o sospechas que algo está ocurriendo… ¡No lo dudes! ¡Actúa ya! ¡Pide ayuda y denuncia!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información...

ACEPTAR
Aviso de cookies